No seas tan dura contigo misma

Una de las historias de mi vida, que sin duda saca más de una buena carcajada, es cuando mi mamá me inscribió a un taller de autoestima. Así es, a mi también, desde pequeña me dijeron que era algo que tenía que “mejorar” aunque yo ni siquiera sabía qué era o de qué se trataba. Continúa leyendo No seas tan dura contigo misma