No seas tan dura contigo misma

Una de las historias de mi vida, que sin duda saca más de una buena carcajada, es cuando mi mamá me inscribió a un taller de autoestima. Así es, a mi también, desde pequeña me dijeron que era algo que tenía que “mejorar” aunque yo ni siquiera sabía qué era o de qué se trataba. Sin embargo, no te puedo negar que me encantó haber ido y que hasta hoy lo considero todo un éxito de curso.

¿Los resultados? Mi primer mejor amiga fuera del colegio con la que comencé a ir a las tardeadas, el reconocimiento de mis cualidades físicas y emocionales, la extraña sensación de sentirme “toda poderosa” que se produjo cuando la pubertad se mezcló con libertad y ¡claro! ¿por qué no? ¡Hasta mi primer novio de manita sudada!

Entonces, si fue todo un éxito ¿para qué estoy escribiendo hoy sobre esto?  La verdad para recordarte y recordarme a mí misma algo que, gracias a mi maestro y compañero de vida, me he dado cuenta que a varias se nos olvida: “no ser tan duras con nosotras mismas”.

Autoestima es la valoración que le damos a nuestra personalidad. Cuando se habla de una “alta, buena o sana autoestima” lo que se quiere decir, más o menos, es que el juicio que estamos haciendo sobre nosotras mismas nos permite valorar nuestras habilidades, capacidades y logros, pero ojo: sin criticar las áreas que hoy se encuentran débiles en nuestra vida.

¿Cuántos juicios al día haces para ti misma?, ¿estás poniendo tu atención en tus fortalezas o en tus debilidades?, ¿lo qué te dices sobre ti trae paz o estrés a tu vida?, ¿qué tanto haces para “ser” y que tanto para “parecer? Te dejo estas preguntas por acá con la intención de que al bajar tus pensamientos a papel comiences a generar conciencia sobre esa “crítica juzgona” que vive dentro de ti.

¿Cuándo fue la última vez que te reíste de ella o de ti misma? La verdad es que, como coach y coachee, he encontrado que soltar unas buenas carcajadas para quitarle seriedad a nuestro diálogo interno es la clave para darnos cuenta que nosotras no somos lo que decimos que somos sino las observadoras de esa “crítica juzgona” que llevamos dentro. 

13487394_10154248348951484_1199420010_n

Mi intención más profunda es que hoy recuerdes una vez más que eres humana, no perfecta y que mientras más te ocupes en reír, menos te preocuparás en hacer juicios sobre ti y sobre los demás. Si todos los seres nos vemos con humor estaremos generando amor a nuestro alrededor ¿no es esta la vida que sueñas?

NAMASTE

¿Te sirvió lo que leíste? Si te sirvió quizá pueda servir a otros, ayúdame compartiendo en redes sociales y no dudes en compartir tu experiencia. Si tienes alguna petición déjala en un comentario y me pongo en marcha para escribir algo para ti. Recuerda que éste es :”Un espacio para Ti”. 

Deja un comentario, me encanta conocer tu opinión:

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s