Ama tu grasa corporal-Daniela Medina

 La Belleza está en la aceptación

Hemos nacido en un mundo, en el que durante los últimos tiempos, la apariencia física del cuerpo ha contribuido en gran medida a nuestro sentido de lo que desearíamos ser, dando así demasiada importancia a nuestra belleza o fealdad en comparación con los demás. En la actualidad muchas personas sienten que valen menos, porque consideran que su cuerpo es feo o imperfecto.

Si nos remontamos un poquito a los hechos históricos, podríamos ver que en la antigüedad se consideraba normal y admirable a las personas con demasiado sobrepeso, en especial las personas de escasos recursos, adoptando la creencia de que la grasa era señal de prosperidad económica y bienestar físico. Hoy en día, ya no concuerda en absoluto esta idea, gracias a la relación de enfermedades cardiovasculares y metabólicas además de la imagen que nos venden los medios.

Desde este contexto, permíteme elevarme contigo hacia un espacio que está más allá del tiempo, que no tiene opuestos, ni principio ni fin. Simplemente es. Ese espacio de consciencia es el amor. Es en este lugar, es donde me gustaría que posicionaras tu mente, y la mantuvieras por encima de tus pensamientos y juicios, logrando así una reeducación de tu consciencia respecto al peso, y alimentación, probablemente muy distintos a tu línea de pensamiento habitual.

El cuerpo es un vehículo divino, y absolutamente neutral. Los cuerpos no piensan ni se preocupan, ni tienen ningún problema consigo mismos, sino, más bien es la historia que nos contamos y la interpretación que le damos a nuestra imagen la que nos mete en un estado de confusión y violencia contra nosotros mismos. Nuestro cuerpo no tiene la culpa del dolor que sentimos, el problema radica siempre en el pensamiento que inocentemente nos creemos respecto a él. Recuerda que el cuerpo es el campo de batalla de los pensamientos.

Para liberarte de tu concepto erróneo respecto a tu peso/cuerpo, requiere que aprendas a amar todos y cada uno de los aspectos de ti misma, incluido ese “yo” al que tanto odias. Será tu capacidad de amar tu propia carne, piel, grasa, huesos, panza, muslos, caderas, brazos la que provocará su desaparición. La grasa no te ha pedido estar ahí. Su presencia ha sido requerida por ti, nadie sino tú, la ha invocado. Cuando la conviertas en una aliada, en lugar de considerarla tu enemiga quedará eclipsada por tu verdadero ser, ese ser poderoso y perfecto que ya eres. La grasa es tan inocente como tú. Es literalmente la expresión de un fantasma, un pensamiento erróneo al que tu mente inconsciente ha dado forma.Ese doble no es tu enemigo, sino sólo una parte tuya no integrada, un aspecto tuyo que pide ser reconocido y escuchado. Cuando aprendas a amarlo, adquirirás la capacidad de consolarlo. Recuerda, lo que resistes persiste.

Lo más natural sería pensar que tienes miedo a seguir engordando, a no poder controlar jamás tu apego a la comida, sin embargo bajo ese temor se oculta otro aún mayor. Tu temor más profundo no guarda relación con la gordura, sino con la delgadez. Lo que más te asusta es ser hermosa. Para un número significativo de mujeres, el exceso de peso está vinculado con el abuso sexual: “cuando era hermosa me violaron”, “cuando era hermosa abusaron de mi” o” cuando soy hermosa no sé cómo afrontar la atención sexual”.

Te invito a abrirte a la posibilidad de vivir esta experiencia de amor y aceptación hacia ti, desde tu verdadero yo, dándote el permiso de conocerte y experimentarte en el amor incondicional.

Te propongo hacer este ejercicio:

Por un día, sólo regálate lo que crees que el mundo te niega, ya sea: amor, respeto, paciencia, cariño, cuidado, responsabilidad, etc.  Quédate en ese espacio carente de peligro, siéntete segura en mundo real, que es puro amor. Aquí no existe la “necesidad”. Observa qué sucede.

Todos y cada uno de nosotros somos hermosos cuando nos permitimos expresar nuestra belleza, cuando extendemos ese amor a otros, que es un don divino, una bendición que se te ha concedido, y está destinada a emanar de ti. Declara quién eres, y reclama tu herencia. Si te escondes espiritual o físicamente detrás de esa grasa protectora, no servirá de nada para mejorar el mundo. Al aceptar tu belleza interna y externa tal como está ahora con naturalidad, amor y respeto, aportarás a este mundo algo bello, haciendo de tu cuerpo el recipiente perfecto de aquello para lo que fuiste creado.

Si deseas seguir trabajando en el tema en relación al cuerpo/peso, tengo otro ejercicio para ti. Mándame un email solicitándolo y con mucho gusto te lo haré llegar.

IMG_0514

Daniela Medina.
Proceso MMK Coaching de Alejandra Llamas.
Coach Facilitadora y Acompañante en tu camino hacia la conquista de tu Paz Interior y niveles de Consciencia.
damego21@hotmail.com
@danilifecoach

Deja un comentario, me encanta conocer tu opinión:

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s